Eneida II, <verso-verso>

Texto y traducción

- manlopez manlopez Jun 8, 2007 8 revisiones. Última revisión, por Sabine_Gerhold el Dec 12, 2007 5:38 am.

Resumen

<Edita la página y escribe aquí>
- Reme Reme
196
Talibus insidiis periurique arte Sinonis
Con tales perfidias y la habilidad del mentiroso Sinón

credita res, captique dolis lacrimisque coactis,
era creible la cosa, y capturó con engaños y lágrimas hipócritas,

quos neque Tydides, nec Larisaeus Achilles,
a quienes ni Tidida ni Aquiles Lariseo,

non anni domuere decem, non mille carinae.
domaron en diez años, ni miles de naves.
200
Hic aliud maius miseris multoque tremendum
Entonces otra adversidad mayor y mucho más espantosa

obicitur magis, atque improvida pectora turbat.
se muestra a la vista, y turba sus pechos desprevenidos.

Laocoon, ductus Neptuno sorte sacerdos,
Laocoonte, elegido por sorteo sacerdote de Neptuno,
203
sollemnis taurum ingentem mactabat ad aras.
sacrificaba en el altar un toro enorme una vez al año.
Recuerda: puedes editar la página y trabajar sobre ella, puedes lanzar una discusión sobre un aspecto concreto o puedes participar en una discusión ya existente.

- eucorania eucoraniaRESUMEN:
Los troyanos se muestran inclinados a creer el relato de Sinón. Las palabras de Sinón se ven apoyadas por un terrible prodigio. Sinón es un griego, compañero de Palamedes, lo que le supuso la enemistad de Odiseo y eso le llevó a la perdición (todo ello es falso, Sinón, simplemente, quería provocar lástima a los troyanos).
Tydides se refiere al hijo de Tideo, gran domador de caballos, que tomó parte en las carreras fúnebres en honor de Patroclo.
Aquiles recibe el gentilicio de Larisaeus, ya que Larisa es una de las ciudades más famosas de Tesalia, región sobre la que reinaba Aquiles.
TRADUCCIÓN:
Mediantes tales insidias y a causa de la habilidad del perjuro Sinón
sus mentiras fueron creidas y fueron atrapados con engaños y lágrimas fingidas,
aquellos a los que ni el hijo de Tideo, ni Aquiles de Larisa,
ni diez años sometieron, ni mil barcos.
Entonces otro suceso mayor para nosotros infelices y mucho más terrible
se presenta y perturba nuestros ánimos desprevenidos.
Laocoonte, elegido sacerdote de Neptuno por sorteo,
inmolaba solemne un gran toro junto al altar.
<siguiente>