Virgilio, Eneida II, 1-9



Texto latino
Traducción castellana
Conticuere omnes intentique ora tenebant.
Callaron todos y, atentos, sus bocas refrenaban.
Inde toro pater Aeneas sic orsus ab alto:
Y, desde lo alto de su lecho, así el padre Eneas empezó:
"Infandum, regina, iubes renovare dolorem,
"Un dolor inenarrable, reina, me ordenas renovar:
Troianas ut opes et lamentabile regnum
cómo el poder troyano y su reino digno de pena
eruerint Danai, quaeque ipse miserrima vidi
arrasaron los dánaos, y todo lo peor que yo mismo ví
et quorum pars magna fui. Quis talia fando
y de lo que parte importante fui. Al contar tales, ¿cuál
Myrmidonum Dolopumve aut duri miles Ulixi
de los mirmidones o los dólopes, o soldado del cruel Ulises,
temperet a lacrimis? Et iam nox umida caelo
se abstendría de las lágrimas? Mas, ya la del cielo la húmeda noche
praecipitat suadentque cadentia sidera somnos.
cae, e invitan las estrellas ponientes al sueño.

Recuerda: puedes editar la página y trabajar sobre ella, puedes lanzar una discusión sobre un aspecto concreto o puedes participar en una discusión ya existente.


<siguiente>