Eneida II, 50-62

Texto y traducción

Sic fatus validis ingentem viribus hastam
Así hablando, lanzó con todas sus fuerzas una enorme lanza
in latus inque feri curvam compagibus alvum
contra el costado y el curvo vientre del animal en cuanto a sus ensambladuras
contorsit. Stetit illa tremens, uteroque recusso
Permaneció ella vibrando y en el vientre sacudido
insonuere cavae gemitumque dedere cavernae [cf. Aus. cent.nupt.].
resonaron las cavidades y sus cavernas soltaron un gemido.
Et, si fata deum, si mens non laeva fuisset,
Y si hubiera sido la voluntad de los dioses, si la mente no hubiera sido desdichada
impulerat ferro Argolicas foedare latebras,
nos habrían impulsado a profanar con las armas los escondites de los griegos
Troiaque nunc staret, Priamique arx alta maneres.
Y Troya ahora estaría en pie, y permanecerías, ciudadela de Príamo.
Ecce, manus iuvenem interea post terga revinctum
He aquí, entre tanto, unos pastores dárdanos traían
pastores magno ad regem clamore trahebant
con gran griterío un joven con las manos atadas a la espalda,
Dardanidae, qui se ignotum venientibus ultro,
quien se ofreció a sí mismo a los que venían de lejos
hoc ipsum ut strueret Troiamque aperiret Achivis,
para maquinar una trampa y abrir Troya a los griegos,
obtulerat, fidens animi atque in utrumque paratus,
confiado en su valor y preparado para una de dos:
seu versare dolos seu certae occumbere morti.
o triunfar en sus engaños o sucumbir en una muerte cierta
Recuerda: puedes editar la página y trabajar sobre ella, puedes lanzar una discusión sobre un aspecto concreto o puedes participar en una discusión ya existente.

<siguiente>