aen02_204-212

Eneida II, 204-212

Texto y traducción

- manlopez manlopez Jun 8, 2007 22 revisiones. Última revisión, por maryroa el Nov 26, 2007 3:14 am.- mariermar mariermar

Resumen

||


- eucorania eucorania Virgilio nos muestra en estos versos una descripción de dos enormes serpientes que atraviesan el mar procedentes de la isla de Ténedos hacia una costa.
En estos versos, Virgilio, emplea muchos términos relacionados con el mar, como son: alta (alta mar), pelago, fluctus (olas, ondas), pontus (del griego Ponto, antiguo dios del mar), salo (hace referencia a la sal del mar)

Ecce autem gemini a Tenedo tranquilla per alta
He aquí dos serpientes gemelas, desde Tenedos, cruzando tranquilamente las alturas
205
(horresco referens) immensis orbibus angues
(me horrorizo al contarlo) con sus inmensos anillos

incumbunt pelago, pariterque ad litora tendunt;
se apoyan en el mar, y al mismo ritmo hacia la costa se dirigen.

pectora quorum inter fluctus arrecta iubaeque
Los pechos erguidos y las crestas sanguíneas de éstas entre la olas

sanguineae superant undas; pars cetera pontum
sobresalen por encima de las ondas;la parte restante

pone legit, sinuatque immensa volumine terga.
por detrás se arrastra por el mar,y enrosca sus inmensos lomos por su volumen.
210
Fit sonitus spumante salo; iamque arva tenebant,
Se produce un sonido en el espumeante mar; y ya alcanzaban la orilla,

ardentisque oculos suffecti sanguine et igni,
y unos ojos inyectados en sangre y fuego,

sibila lambebant linguis vibrantibus ora.
las bocas silbantes lamían con lenguas vibrantes.
Recuerda: puedes editar la página y trabajar sobre ella, puedes lanzar una discusión sobre un aspecto concreto o puedes participar en una discusión ya existente.

- eucorania eucoraniaTraducción al español:
He aquí, pues, dos serpientes de inmensas espirales
desde Ténedos a través del mar tranquilo (me horrorizo al contarlo)
se apoyan en las aguas, e igualmente se dirigen hacia las costas
los pechos erguidos de éstas entre las olas y las crestas
sanguíneas sobrepasan las ondas; la parte restante
por detrás surca el mar, y enrrosca el volumen de sus inmensos lomos.
Se produce un sonido en el mar espumeante; y ya tocaban tierra,
y ardientes ojos inyectados en sangre y fuego,
bocas silbadoras lamían con lenguas vibrantes

<enlaza con la página siguiente>