Eneida II, 130-144

Texto y traducción

Adsensere omnes, et, quae sibi quisque timebat,
Todos se mostraron de acuerdo, y, lo que cada uno
tenía para sí mismo,
unius in miseri exitium conversa tulere.
aceptaron ver convertido en la ruina de un desgraciado.
Iamque dies infanda aderat; mihi sacra parari,
Y ya el día innombrable se había acercado; el día de
prepararme la sal,
et salsae fruges, et circum tempora vittae:
y la harina, y las vendas alrededor de las sienes:
eripui, fateor, leto me, et vincula rupi,
me escapé, confieso, a la muerte y rompí las ataduras,
limosoque lacu per noctem obscurus in ulva
y en un lago cenagoso a través de la noche oscura
entre las ovas
delitui, dum vela darent, si forte dedissent
me oculté mientras dieran las velas, si por casualidad las
hubieran dado.
Nec mihi iam patriam antiquam spes ulla videndi,
Ya no tengo esperanza alguna de ver la patria antigua,
nec dulcis natos exoptatumque parentem;
ni a mis dulces hijos y ni a mi añorado padre;
quos illi fors et poenas ob nostra reposcent
a los cuales aquellos quizá harán pagar los castigos por
effugia, et culpam hanc miserorum morte piabunt.
nuestra huída, y tomaron venganza de esta culpa con la
muerte de los desgraciados.
Quod te per superos et conscia numina veri,
Por esto, por los dioses y por las divinidades sabedoras
de la verdad,
per si qua est quae restet adhuc mortalibus usquam
por si hay alguna lealtad no tocada que todavía puede
intemerata fides, oro, miserere laborum
en alguna parte, te ruego, apiádate de tantísimos
sufrimientos,
tantorum, miserere animi non digna ferentis.»
apiádate de un espíritu que soporta tantas indignidades.>>

Recuerda: puedes editar la página y trabajar sobre ella, puedes lanzar una discusión sobre un aspecto concreto o puedes participar en una discusión ya existente.
<siguiente>