Eneida II, <116-129>

Texto y traducción

«Sanguine placastis ventos et virgine caesa,
Calmasteis los vientos con sangre y una Virgen golpeada,
cum primum Iliacas, Danai, venistis ad oras;
cuando por primea vez, Dánaos, vinisteis a las orillas de Ilión:
sanguine quaerendi reditus, animaque litandum
tendréis que uscar el retorno con sangre y habrá que aplacar a los dioses con un alma
Argolica.» Volgi quae vox ut venit ad auris,
griega.>> En cuanto esta voz llegó a los oídos,
obstipuere animi, gelidusque per ima cucurrit
los ánimos se supendieron, un helado temblor recorrió
ossa tremor, cui fata parent, quem poscat Apollo.
lo (más) profundo de los huesos, a quien lo hados designaban, a quien pide Apolo.
«Hic Ithacus vatem magno Calchanta tumultu
<<El ítaco arrastra al adivino Calcante al centro
protrahit in medios; quae sint ea numina divom,
entre un gran jaleo; pregunta insistentemente cual es
la voluntad de los dioses,
flagitat; et mihi iam multi crudele canebant
y ya muchos me entonaban el cruel crimen
artificis scelus, et taciti ventura videbant.
del artífice, y callados veían lo que le venía encima.
Bis quinos silet ille dies, tectusque recusat
Él se calla durante dos veces cinco días, y protegido rechaza
prodere voce sua quemquam aut opponere morti.
mostrar con su voz a nadie o enviarlo a la muerte.
Vix tandem, magnis Ithaci clamoribus actus,
Con dificultad por fin, movido por los grandes gritos del ítaco,
composito rumpit vocem, et me destinat arae.
según lo acordado, rompe a hablar y me destina al altar.
Recuerda: puedes editar la página y trabajar sobre ella, puedes lanzar una discusión sobre un aspecto concreto o puedes participar en una discusión ya existente.

<siguiente>